Lepisma Sacharina en Casa y el Baño

Probablemente, si no estás muy familiarizado con el mundo de los insectos, el nombre de este no te sea muy conocido. Sin embargo, de forma coloquial solemos referirnos a ellos como “pececillos de plata”. Son unos bichos que comúnmente solemos encontrar en los cuartos de baño y que, a simple vista parecen inofensivos. Sin embargo, cuando se trata de insectos en nuestros hogares, no está de más llevar una serie de precauciones para que estos bichos en el cuarto de baño no se conviertan en una plaga.

En el artículo de hoy te hablamos en profundidad sobre los Lepisma Sacharina, conocidos como esos bichos en el baño que vemos por la noche.

¿Qué son los Lepisma Sacharina?

El aspecto de estos bichos que puedes encontrar en el baño es alargado, con un tamaño de 12mm de longitud, y angulado. Cuenta con cerdas largas al final de abdomen y no tienen alas, pero sí antenas largas. Tienen unas escamas metálicas de color gris plateado (de ahí el nombre coloquial para estos bichos).

Debido a su hábito de reproducción, ponen huevos en las grietas. Los adultos de esta especie suelen vivir entre 1 y 3 años, y se alimentan de materias orgánicas que van encontrando, sobretodo del almidón, azúcar, restos de tejidos de algodón, de la celulosa del papel U (papel higiénico) y de las célula muertas de la piel humana. A pesar de ello, estos insectos pueden mantenerse varios meses sin comer.

El hábitat de estos insectos son zonas húmedas con poca luz, por ello uno de los sitios más comunes en los que establecen su hábitat son los cuartos de baño. Aunque puedes encontrarlos en cualquier zona y rincón de la casa, por ejemplo detrás de los muebles que apenas movemos, en los zócalos del suelo, marcos de las puertas, interiores de los armarios… ya que son áreas en las que encuentran alimento.

La forma de reproducción de estos insectos es bastante curiosa, ya que no la llevan a cabo por medio de la copulación, si no que, el macho produce un espermatóforo que adhiere a cualquier objeto por medio de un hilo colgante en vertical para conducir a la hembra hasta él, por medio de maniobras de cortejo. Cuando lo encuentra, la hembra lo recoge y se lo coloca en la abertura genital para introducirlo y realizar la fecundación. Finalmente una hembra podrá depositar tras la fecundación alrededor de 100 huevos.

 

Cómo evitar los bichos en el papel higiénico

Para evitar tener una plaga de estos bichos en tu casa es vital asegurarte de no tener ningún tipo de problema de humedad y las filtraciones de agua, como por ejemplo las goteras. También es esencial que mantengas una buena limpieza a fondo de tu casa: eliminar restos de comida y pasar el aspirador con frecuencia por el suelo para eliminar pelusas, hilos de ropa y restos de pieles muertas. Limpiar la encimera de la cocina, la despensa y detrás de los electrodomésticos. También debes mantener una buena limpieza en zonas con libros, en los estantes de los armarios y los marcos de las puertas y ventanas.

Otro paso importante para evitar estos bichos transparentes es sellar todas las grietas y agujeros que puedas encontrar en zonas como los marcos de las puertas, las esquinas, las luces de los techos y las baldosas y azulejos. Eso sí, para ello debes usar cemento. Ya que estos insectos se alimentan de la silicona que solemos utilizar para realizar estas reparaciones. En su defecto, puedes emplear silicona de poliuretano.

No obstante, debes tener en cuenta que con estos paso puedes reducir la cantidad de bichos que pueda aparecer en tu casa, pero no podrás eliminarlos. Aunque nos los veas siempre habrá. Sin embargo, un truco que se muy efectivo es rociarlos de alcohol etílico, ya que el lepisma tiene fototaxia negativa, lo cual le hará huir de la luz. Además, no está de más que sepas que el mayor enemigo de estos bichos del cuarto de baño son las tijeretas, que normalmente solemos encontrar entre las piedras.

 

¿Qué pasa si encuentro estos bichos en el baño por la noche?

Ante todo debes mantener la calma, estos bichos son inofensivos y no producen picaduras. Aunque se reproducen muy rápido y son muy veloces a la hora de moverse. Puedes encontrar varios tipos de remedios caseros con los que mantenerlos alejados de tu casa, como por ejemplo:

  • Ácido Bórico, una de las mejores armas para ahuyentarlos y mantenerlos alejados. Puedes encontrarlo en droguerías. A la hora de emplearlo, debes esparcirlo en las esquinas del suelo del cuarto de baño y todas aquellas zonas donde los hayas encontrado, usando siempre guantes y mascarilla. Es muy importante que no se acerquen las mascotas a este producto. Además, ten en cuenta que el efecto del ácido bórico no es inmediato.
  • La lavanda es un excelente repelente natural para muchos insectos. Aplica unas gotas de aceite esencial en aquellos rincones en los que hayan aparecido. También puedes mezclarlo con agua y rociarlo en spray por las zonas más amplias de tu casa.
  • La canela es un buen repelente contra los lepisma, por lo que puedes usarla tanto en polvo, dentro de saquitos, como en rama dentro de los armarios y rincones.
  • Colocar virutas de cedro y hojas por varias zonas de la casa. Estos árboles desprenden un olor muy agradable para las personas, pero todo lo contrario para los lepismas. Por ello, haz saquitos con virutas de cedro y colócalos en los armarios y rincones donde puedan aparecer.

No obstante, como decíamos antes, estos remedios te ayudarán a reducirlos pero no a eliminarlos en su totalidad. Por ello, antes de gastar el dinero en productos que prometen falsamente acabar con ellos, lo mejor es contratar a un técnico cualificado en plagas de lepisma que verdaderamente acabe con ellos.

¿Cómo saber si tengo una plaga de estos bichos en el baño?

Al ser tan veloces, es probable que en tu casa haya alguna colonia de lepisma saccharina y no seas consciente de ello. Por tanto, es conveniente que aprendas cómo identificarlas mediante los signos de infestación como: manchas amarillas en telas y páginas de libros y ciertas manchas de alimentación con formas irregulares que aparecen marcadas en algunas superficies.