Serpientes

1. Contacto

Será atendido de forma personalizada para resolver el problema con la mayor brevedad.

  • Llámenos, estamos muy cerca.
  • Atención cualificada y personalizada.
2. Análisis

Toma de datos para elaborar el proyecto que resuelva su problema y presupuesto valorado.

  • Visita para toma de datos, “in situ”.
  • Diagnóstico para proponer soluciones a medida.
3. Tratamiento

Aceptado el presupuesto nuestros técnicos cualificados aplicarán el tratamiento indicado.

  • Tratamientos responsables con el medio ambiente.
  • Tratamientos aptos para mascotas y sin riesgo para niños.
4. Informe

Evaluación del nivel de consecución del objetivo marcado y entrega del informe final.

  • Seguimiento técnico de la evolución del tratamiento.
  • Certificación de fin de tratamientos

Por lo general, la época del año en la que las serpientes están más activas es en los meses de primavera y verano, ya que salen de su letargo invernal en busca de alimento, nuevos territorios y reproducción.  Esto se debe a que la reproducción en las serpientes es estacional. Se lleva a cabo una vez al año y generalmente suele ser en primavera. Antes de aparearse las hembras se fijan detenidamente en el macho para posteriormente iniciar la cópula. Es muy habitual que haya un duelo previo entre machos para ver quién es el encargado de fecundar a la hembra. Casi todas las serpientes son ovíparas, es decir, ponen huevos para tener a sus crías. También podemos encontrar algunas que son ovovíparas, en este caso los huevos se incuban directamente en el interior de la madre. Independientemente de si las crías nacen de una u otra manera, el sexo de éstas vendrá determinado por la temperatura a las que los huevos hayan sido incubados.

Si tienes una casa con jardín o incluso un piso en la ciudad y te has cerciorado de que tienes algún ejemplar de serpiente no dudes en contactar con nosotros. Llevamos más de 30 años trabajando en este campo haciendo uso de sistemas de exclusión que eviten la colonización del espacio urbano. Hay que tener muy en cuenta que todas las especies de serpiente de la península ibérica se encuentran dentro de algún escenario de protección, por lo tanto, en ningún caso se las puede considerar plaga y, en ningún caso cabe el concepto “exterminio”. Como en la práctica totalidad de los escenarios donde se ejerce el control de plagas, el objetivo nunca es el “exterminio” de ninguna especie, sino su readecuación al medio y el control demográfico de poblaciones. Todas las especies tienen una función social que debe ser respetada.

Consúltanos y, como en cada proceso, investigaremos el escenario real de partida, valoraremos la situación, identificaremos el tipo de reptil del que se trata y te garantizaremos una respuesta ajustada a la legislación reguladora que proceda y la solución al problema contrastado desde un servicio integral para un control satisfactorio.

De todas las especies de serpientes que hay en el mundo 45 se encuentran en Europa. España, Italia y Grecia. España es el país del viejo continente que cuenta con más especies en su territorio, con un total de 13. De todas ellas sólo hay 5 tipos que puedan inyectarnos veneno, pero no suelen atacar a menos que se sientan en peligro. No debe olvidarse que la sensación de peligro es totalmente subjetiva.

A continuación nos vamos a centrar en éstas últimas para dar más detalles sobre su peligrosidad y las zonas en que podemos encontrarlas.

  • Vipera aspis, (Vibora áspid o víbora del Pirineo). Suelen medir entre 60-85 centímetros los adultos más grandes. Los machos son más delgados que las hembras. Tienen la cabeza triangular, las escamas son amarillentas o doradas con manchas negras y verdes. Habitan principalmente en la zona de los Pirineos, les gusta vivir en zonas cubiertas de vegetación como prados o bosques. Su veneno no es mortal en adultos, pero se debe tratar con rapidez y hay que tener especial atención con mayores y niños.
  • Vipera latastei (víbora hocicuda). Puede alcanzar una longitud de 70 centímetros, aunque lo normal es que midan entre 55 y 60 centímetros. Su color predominante en casi todo su cuerpo es el gris, con distintos tonos en el abdomen y la parte posterior, cuenta con una raya de color oscuro en forma de zigzag. Tiene la cabeza recubierta por escamas. Habita por toda la Península Ibérica y es de las que más ataques produce. Su veneno no es muy peligroso pero como con cualquier picadura de víbora debe ser tratada con rapidez.
  • Vipera seoani (víbora cantábrica). No suele ser de grandes dimensiones, tiene una longitud media de entre 45-60 centímetros. Tienen variación cromática individual y geográfica muy notable, va desde colores grises o beiges hasta colores rojizos. La cabeza es grande y con forma cuadrada y tienen el hocico aplastado y ligeramente levantado. Está presente sobre todo en el noroeste de España, desde Galicia hasta Navarra. Su veneno es de intensidad media, no debe suponer en principio un grave riesgo para la salud en una persona sana si se actúa con rapidez y eficacia.
  • Malpolon mousoessularus (culebra bastarda). Es un tipo de culebra de una longitud muy grande, casi todos los ejemplares adultos superan los dos metros. Los colores predominantes en las manchas de su cuerpo son el negro y el amarillo Al igual que las víboras también es venenosa, en este caso es difícil que pueda inocular el veneno porque sus colmillos los tiene en la parte trasera del paladar y es muy difícil que pueda llegar a clavarlos.
  • Macroprotodon brevis (culebra cogulla). La culebra cogulla es una especie pequeña (entre 30 y 40 cm de longitud) que puede ser encontrada en la región Sur de la Península Ibérica y el Norte de Marruecos. Habitan en las zonas más cálidas, ya sean bosques abiertos, matorrales, regiones arenosas o pedregosas. Se caracterizan por sus hábitos nocturnos y comportamiento escurridizo, por lo cual son raros los ataques de culebras cogullas a seres humanos. Además, su boca es tan pequeña que raras veces logra inocular veneno en otros individuos de mayor tamaño. Por ello, suele ser considerada la especie «menos peligrosa» entre las serpientes venenosas de España.

 

¿Qué comen las serpientes?

La alimentación de las serpientes es de lo más variada, pero siempre sin salirse de su plato estrella, la carne. Pueden comer aves, peces, reptiles, mamíferos e incluso otras serpientes.

Cuando la presa es pequeña les basta con devorarlas e ingerirlas, mientras que si se encuentran ante un enemigo mayor optan por usar su veneno o reducirlo por asfixia; posteriormente lo engullen entero ya que los dientes no les sirven para masticar, solo para evitar que las presas se escapen. Son capaces de tragar un animal tres veces mayor que el tamaño de su cráneo. El paso final para completar el proceso es realizar la digestión, para ello permanecen inmóviles el tiempo necesario hasta que consiguen digerir el alimento, éste último paso dura más o menos en función del tamaño de la víctima, a veces tardan meses en completar el proceso.

Tienen peculiaridades a la hora de encontrar a sus víctimas, son capaces de detectar las vibraciones del suelo gracias a las escamas del vientre, además que su lengua bífida les permite captar olores que luego pueden saborear en el paladar gracias a un órgano conocido como órgano de Jacobson. La lengua bífida también les ayuda a saber la dirección en la que las presas se encuentran.

¿Cómo actuar ante una picadura de serpiente?

Las picaduras de las serpientes pueden ocasionar graves daños en nuestro organismo al inyectar el veneno ya que contiene ciertas sustancias que actúan de manera negativa sobre nuestro cuerpo:

  • Destruye glóbulos rojos.
  • Causa hemorragias.
  • Impide que el corazón se contraiga de manera habitual.
  • Genera parálisis
  • Produce coagulación en la sangre.

El nivel de peligrosidad o de efecto que realmente nos causa va a depender de la especie de serpiente con la que nos topemos.

En el caso de recibir una picadura lo primero que debemos hacer es ponernos en contacto con especialistas médicos y acudir al centro de salud más cercano.

¿Qué es bueno para ahuyentar a las serpientes?

Si has encontrado alguna culebra o serpiente en el jardín de tu casa o incluso dentro de tu hogar, seguramente sea porque están buscando comida y/o refugio. En estos casos, se debe evitar crear un entorno favorable para dichos reptiles. A continuación, te mostramos algunos consejos para evitar la presencia de culebras y serpientes:

  • Cortar el césped con frecuencia. De esta forma evitarás que las culebras, serpientes y otros reptiles puedan esconderse en el jardín. En un césped corto las serpientes saben que están mucho más expuestas a los depredadores, y por eso suelen evitarlos.
  • Evitar regar el césped en exceso. Las zonas húmedas les encantan a las serpientes. Además, también atraen gusanos, lombrices, ranas, babosas y otros insectos que son alimento de culebras, serpientes y otros reptiles.
  • Podar arbustos y árboles. Es aconsejable podar las ramas más próximas al suelo, de esta forma, al dejar un espacio libre entre las ramas y el suelo, evitarás en mayor medida que las ramas más próximas al suelo se conviertan en un escondite perfecto para culebras, serpientes y otros reptiles
  • No dejar la leña apilada en un lugar muy próximo a la casa. Te recomendamos guardar la leña lo más alejada posible de la casa. La leña apilada es un escondite perfecto para los reptiles.
  • No dejar fuera de la casa comida para perros, gatos, pájaros u otros animales. Y si la almacena fuera, hágalo en latas herméticas de metal. ¿El motivo? Muy sencillo. La comida de perros, gatos, etc. también atrae a ratones, ratas que son presas de culebras, serpientes…
  • Evitar decorar el jardín con piedras grandes. Las piedras pequeñas son mejores para que los reptiles no puedan esconderse.
  • Sellar grietas y agujeros que pueda haber en la fachada, para evitar que se metan ahí serpientes, culebras u otros reptiles.
  • Mantén las puertas y ventanas cerradas para que estos animales estén alejados de nuestras casas.
  • Esparce amoníaco o azufre en los alrededores de la vivienda y no directamente sobre el animal. Debes evitar manipular a las serpientes debido al riesgo de mordedura, y a que son especies protegidas con un gran beneficio ambiental, que podrían resultar dañadas si no son manipuladas de la forma correcta. El Control de Plagas en modo alguno está reñido con el respeto a la biodiversidad, sino todo lo contrario.
¿Cómo saber si hay una serpiente en mi casa?

Actualmente, muchas ciudades se han extendido hasta espacios cercanos a bosques y ecosistemas en los que había culebras y serpientes. Por ello, ya no solo es posible encontrar culebras en zonas rurales, sino también en determinadas zonas de la ciudad. Sabemos que muchas veces no es fácil detectar si hay una serpiente en nuestra vivienda, ya que no resulta tan sencillo identificar su rastro. Sin embargo, existen algunos indicadores que te pueden ser útiles:

  • Encontrar restos de su piel es una señal de que el reptil ha realizado su muda.
  • Huellas o rastros del animal. Las serpientes son reptiles, por lo que otra posibilidad de saber si hay alguna en casa es tratando de identificar la presencia de rastros que pueden dejar en los alrededores, como jardines o patios, ya que cuando pasan por un suelo arenoso o por la tierra dejan marcas características y visibles de su cuerpo.
  • Sonidos o siseos que son particulares de algunas serpientes o la vibración de sus colas.

Comprobación periódica: finalmente, una de las formas más seguras para saber si hay culebras en las viviendas es realizando periódicamente una búsqueda minuciosa a través de la limpieza y organización del espacio que habitamos, sobre todo si vivimos en zonas proclives a la presencia de estos animales. En el caso de necesitar ayuda o haber detectado indicios de su presencia), no dudes en contactar con nosotros. Podremos ayudarte.

¿Dónde se esconden las culebras dentro de una casa?

Normalmente, las serpientes acuden a zonas habitadas por personas en busca de alimento y refugio. Las serpientes suelen esconderse en lugares frescos y húmedos, como podría ser un sótano. Te recomendamos sellar los puntos de entrada y asegurarte de que las puertas y ventanas estén bien ajustadas.

Las serpientes también se refugian entre la chatarra, pilas de leña, basura y otros desechos. Por lo que es aconsejable mantener el área del patio o del jardín libre de posibles escondites, incluyendo pastos y malezas altas que pueden atraer presas para las serpientes. Tampoco dejes la comida de las mascotas fuera de la casa. Almacena los alimentos para animales en recipientes herméticos, de esta forma no atraerán a pequeños roedores, que son la base de la alimentación de la mayoría de las serpientes de nuestro país.

¿Qué hacer si me encuentro una serpiente en casa?

En el caso de encontrar una serpiente en casa, ante todo, no la agarres con las manos, ya que al sentirse amenazados pueden atacar causando mordeduras de efectos dispares, pero que pueden entrañar gravedad en caso de ser venenosas. Te recomendamos contactar con algún profesional como nosotros para que pueda valorar la situación y te garantice la mejor solución. En DENFOR® contamos con más de 30 años de experiencia en el sector de Control de Plagas y Lucha Antivectorial. Nuestros protocolos de implantación de sistemas de exclusión no agresivos para evitar la colonización indeseada por serpientes o la reubicación de éstas en espacios ya colonizados están suficientemente contrastados.

Si se te presenta alguno de estos problemas, no dudes en contactarnos. Te propondremos soluciones eficaces a la par que respetuosas, en cualquier caso.