Murciélagos

 

1. Contacto

Será atendido de forma personalizada para resolver el problema con la mayor brevedad.

  • Llámenos, estamos muy cerca.
  • Atención cualificada y personalizada.

2. Análisis

Toma de datos para elaborar el proyecto que resuelva su problema y presupuesto valorado.

  • Visita para toma de datos, “in situ”.
  • Diagnóstico para proponer soluciones a medida.

3. Tratamiento

Aceptado el presupuesto nuestros técnicos cualificados aplicarán el tratamiento indicado.

  • Tratamientos responsables con el medio ambiente.
  • Tratamientos aptos para mascotas y sin riesgo para niños.

4. Informe

Evaluación del nivel de consecución del objetivo marcado y entrega del informe final.

  • Seguimiento técnico de la evolución del tratamiento.
  • Certificación de fin de tratamientos

 

Cuando nos encontramos ante una plaga de murciélagos, lo mejor es contactar con un equipo de profesionales expertos en el control de plagas como nosotros. En Denfor conocemos las distintas especies de murciélagos que encontramos en España, las zonas en las que suelen anidar y la solución para que no tengas que sufrir por estos insectos. Te lo contamos todo a continuación.

A día de hoy en España podemos encontrar, al menos, 27 especies de murciélagos insectívoras y de la suborden Microchiroptera.

Los murciélagos en España de la suborden Microchiroptera se clasifican en las siguientes familias:

  • Rinolófidos: se encuentran cuatro especies en España. Estos murciélagos tienen una cola corta que forma parte de la membrana del ala, de forma que cuando están en reposo se les puede ver cómo la colocan sobre el lomo. Apenas se les ve en el suelo, ya que son prácticamente inválidos. Su nariz tiene una especie de lóbulos carnosos que le dan forma de herradura.
  • Vespertiliónidos: hay 22 especies en nuestro país. Siempre meten la cola en su abdomen cuando se encuentran en reposo. Tienen la habilidad de recorrer largas distancias corriendo o saltando y pueden levantar su cuerpo sin problemas. Su nariz no tiene lóbulos.
  • Molósidos: solo hay una especie en nuestro territorio, el Murciélago Rabudo. Se puede diferenciar con facilidad del resto porque cuenta con una cola prominente, ya que siempre está extendida mientras está en reposo. Sus orejas son largas y anchas y sobresalen delante de sus ojos. Otra característica de estos es que tienen un hocico largo y puntiagudo y no tienen lóbulos en la nariz. Se encuentran con facilidad en grietas o acantilados.

Los murciélagos son los únicos mamíferos que son auténticos voladores. Están activos durante la noche y buscan refugio el resto del día en lugares resguardados. Se orientan normalmente por ecolocación, que utilizan para localizar y ubicar comida rápidamente. Pueden emitir ondas sonoras a través de su boca o también por la nariz. Cuando estas ondas chocan con un objeto producen ecos al mismo tiempo y esto hace que el eco regrese hacia las orejas del murciélago.

La mayoría de murciélagos viven en árboles huecos y cuevas, si bien algunos utilizan los edificios, refugiándose principalmente en desvanes, falsos techos bajo cubierta y zonas similares. Producen sonidos agudos.

Los murciélagos no son agresivos y no atacan, pero al tratarse de animales silvestres pueden reaccionar intentando morder cuando tratamos de capturarlos. Es por ello que no es recomendable manipularlos. Si el número de individuos es pequeño, por lo general no suele provocar molestias. Si, por el contrario, el número es elevado, los murciélagos pueden provocar ruido, olores o manchar alguna zona.

​​Los murciélagos pueden ahuyentarse de una vivienda o edificio si están sometidos a perturbaciones constantes o sustancias que les parezcan fuertemente desagradables. No obstante, la única forma eficaz de mantenerlos alejados de los lugares que habitamos es a través del bloqueo de las zonas de acceso.

Si has comprobado que tienes una plaga de murciélagos no dudes en contactar con nosotros. En DENFOR ® llevamos más de 25 años en el negocio de Control de Plagas de murciélagos. Nuestra dilatada experiencia junto con unos protocolos actualizados en cuanto a técnicas, biocidas y sistemas nos permiten garantizar un Servicio Integral para el control satisfactorio de murciélagos. Si este es tu problema, podemos enviarte un presupuesto inicial sin compromiso. ¡Gracias por tu consulta!

 

¿Qué comen los murciélagos?

El 70% de los murciélagos son animales insectívoros, es decir, estos se alimentan de distintos insectos, así como polillas, moscas, mosquitos, escarabajos, etc. También pueden incluir en su dieta otros animales como las arañas, las cucarachas y los escorpiones entre otros insectos y arácnidos. De entre estos insectos, los que más comen son las polillas, en concreto los de la familia Noctuidae.

Los murciélagos pueden llegar a comer un tercio de su peso en una noche, lo que equivale a unos 3.000 insectos del tamaño de un mosquito. Es por ello que esta especie resulta muy positiva para el control de plagas.

¿Qué hacer si te ataca un murciélago?

Lo primero que debes hacer es lavarte bien la parte afectada con agua y jabón durante unos 15 minutos. Este lavado disminuye de forma considerable el riesgo de infección.

Tras el lavado, debes acudir al médico lo antes posible. Allí, puede ser que te pongan una vacuna contra un posible virus. Además, es aconsejable capturar al murciélago que nos ha agredido y evaluarlo. De esta forma, se conocerá si el murciélago está infectado o no.

¿Cómo ahuyentar a los murciélagos de casa?

Existen distintas maneras de ahuyentar murciélagos de nuestros hogares:

Localiza el nido de los murciélagos

Lo primero que debemos hacer para ahuyentarlos es localizar su nido. Para ello, puedes guiarte por sus excrementos. Estos poseen un brillo particular cuando se exponen a la luz directa y contienen una gran cantidad de los esqueletos de los insectos. Si observas que se acumulan en un lugar, lo más seguro es que ese sea el sitio donde se están refugiando. Eso sí, ten mucho cuidado de inhalar el excremento, pues estarías corriendo el riesgo de contraer una infección.

Si no localizas sus deposiciones, puedes buscar en sus lugares predilectos, como son fachadas, uniones de paredes, techos antiguos, tejas quebradas, chimeneas o ventanas rotas. Una vez encontrada la guarida, debes limpiarla por completo sin dejar rastro de ningún nido.

Utiliza bolitas de naftalina

Este sólido blanco es conocido como alquitrán blanco y posee un fuerte aroma que espanta a los murciélagos y evita que regresen a formar sus nidos. Para usarlo, debes hacer pequeños paquetes de paja y bolitas de naftalina para que se evaporen más lentamente. Al llegar la noche, que es cuando los murciélagos habrán abandonado el nido, coloca el paquete con paja y naftalina en la ranura donde aparecen.

Rocía agua sobre sus nidos

Pulveriza agua sobre la zona en la que anidan los murciélagos. Primero, localiza el lugar y, durante el día, que es cuando duermen, pulveriza agua sobre sus nidos para asustarlos. Esto hará que salgan volando rápidamente, pero sin salir dañados. Deberás repetir esto durante varios días.

Emplea repelentes específicos para ahuyentar murciélagos

Podemos comprar distintos repelentes para ahuyentar murciélagos sin perjudicar su salud. Debe esparcirse por todas las zonas en las que suelen refugiarse los murciélagos.

Compra un ahuyentador eléctrico

Los ahuyentadores eléctricos son una buena opción, ya que producen ondas por ultrasonido, vibraciones y electromagnetismo que generan interferencias en el radar ecolocalizador del animal.

Aprovecha la luz

Los murciélagos tienen sensibilidad a la luz, por lo que evitan a toda costa la contaminación lumínica. De esta forma, resulta una buena idea instalar un foco, reflector o cualquier lente de luz en las zonas donde anidan, algo que generará una gran molestia que los ahuyentará de forma natural y evitará que regresen.

Instala fibra de vidrio

Si instalas un recubrimiento de fibra de vidrio sobre el techo, esto hará que se vuelva un lugar desagradable para que los murciélagos formen sus nidos, ya que este material no es del agrado de estos animales.