Palomas

Lo primero que tenemos que tener en cuenta para un control de plagas de palomas son los tipos y diferencias que hay:

  1. PLAGAS DE PALOMAS

Gracias a su inteligencia y a su capacidad para adaptarse al medio son capaces de introducirse en ambientes urbanos sin ningún tipo de problema. Una vez que consiguen hacerse su hueco es muy costoso poder sacarlas puesto que las aves se pueden ubicar en lugares de muy difícil acceso para las personas. Dentro de estos lugares destacamos los siguientes:

  • Zonas altas de edificios, azoteas y otros lugares desapacibles existentes en los edificios.
  • Los balcones son uno de sus lugares favoritos con todo lo que ello supone debido a la cercanía con las personas.
  • Los canalones y cornisas que hay en las fachadas de los edificios son otro lugar muy habitual para encontrar sus nidos.
  • Además de estos lugares, cualquier pequeño hueco donde se sientan cómodas les valdrá como recoveco para establecerse.

El tiempo es un elemento fundamental a la hora de poder controlar que se consoliden donde hayan anidado, se adaptan rápidamente y después es muy complicado eliminarlas.

Existen ciertos signos que nos pueden hacer pensar en una infestación por gaviotas u otras aves, cuanto antes podamos reconocerlo antes tomaremos medidas.

  • El síntoma más evidente es ver gaviotas posadas en nuestro edificio o merodeando cerca de los balcones.
  • Presencia de nidos.
  • Ver restos de excrementos en las zonas donde viven, incluso en el suelo o vehículos próximos al edificio.
  • Observar restos de plumas que van perdiendo. Estas plumas además pueden causar otro tipo de daños como atascar canalones o conductos.

—-

  1. TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES

Las aves en general cuando se encuentran en núcleos urbanos pueden ser una fuente de transmisión de enfermedades, principalmente por la gran cantidad de excrementos que generan de manera descontrolada.

Además en sus nidos pueden vivir pulgas, garrapatas o insectos causantes de otro tipo de daños.

En cuanto a las enfermedades más comunes que pueden causar destacaremos las siguientes:

  • Psitacosis u ornitosis. Enfermedad transmitida a los humanos que se contagia cuando inhalamos polvo de material fecal seco. También puede provenir de las plumas de las aves, aunque es menos habitual.
  • Gripe aviar. También los excrementos son la fuente de contagio hacia los humanos, si el ave está infectado puede propagarlo hacia la persona que entre en contacto en el material fecal.
  • Salmonella. Bacteria que suele encontrarse en las heces de algunos animales, entre ellos las aves. Como consecuencia si no actuamos con precaución podemos acabar contaminados. Algunos síntomas como náuseas o vómitos, diarrea o fiebre nos pueden hacer pensar en haber contraído dicha bacteria.
  • Alergias producidas por los ácaros que se encuentran en los nidos de las aves.
  • Escherichia coli. Otro tipo de bacteria con la que podemos ser infectados. Se puede manifestar con gastroenteritis y septicemia.
  1. ELEMENTOS PARA AHUYENTAR AVES

Existen métodos disuasorios para evitar que la aves puedan habitar en nuestros edificios, algunos se pueden usar de una manera preventiva mientras que otros no quedará más remedio que ponerlos en práctica cuando ya haya aparecido el problema.

A continuación detallamos algunos de ellos:

  • Sistemas de pinchos. Sirven como sistema disuasorio y tienen grandes resultados. Con estos aparatos conseguiremos que no se posen en los edificios y así no puedan construir sus nidos.
  • Sistemas de cableado. Evitan que puedan instalarse ya que consiguen que la superficie no sea lisa.
  • Redes. También son bastante eficaces pero debemos tener claro qué tipo colocar y elegir la adecuada. Para los edificios deben ser de polietileno de alta densidad, llevar un tratamiento anti rayos ultravioletas así como un tratamiento ignifugo para evitar propagar el fuego en caso de incendio.
  • Ahuyentadores auditivos y visuales. Gracias a los sonidos que emiten evitan que se puedan acercar. Los visuales actúan como espantapájaros y cumplen el mismo objetivo.
  • Geles repelentes, aplicado sobre las zonas en las que exista riesgo de que puedan habitar las aves, a través del olfato les creará repulsión y no accederán a montar sus nidos.

Todos estos aparatos que podemos usar para ahuyentar aves tienen una característica común, el riesgo que conlleva colocarlos puesto que suelen ir en zonas elevadas y de difícil acceso. Lo ideal es contratar a empresas especializadas tanto para que sean colocados en los lugares idóneos como para realizar los trabajos de riesgo.

Si está pensando en instalar algún tipo de elemento disuasorio no dude en contactar con nosotros. En Denfor contamos con los medios suficientes, la experiencia y los profesionales para llevar a cabo este tipo de trabajos de una manera segura y efectiva.

DENFOR ® lleva más de 25 años en el negocio de Control de Plagas de palomas. Nuestra experiencia acumulada y protocolos actualizados en cuanto a técnicas, biocidas y sistemas nos permiten garantizar un Servicio Integral para el control satisfactorio de palomas. Si este es tu problema, podemos enviarte un presupuesto inicial sin compromiso. Gracias por tu consulta.