Ratas

 

 
1. Contacto

Será atendido de forma personalizada para resolver el problema con la mayor brevedad.

  • Llámenos, estamos muy cerca.
  • Atención cualificada y personalizada.
2. Análisis

Toma de datos para elaborar el proyecto que resuelva su problema y presupuesto valorado.

  • Visita para toma de datos, “in situ”.
  • Diagnóstico para proponer soluciones a medida.
3. Tratamiento

Aceptado el presupuesto nuestros técnicos cualificados aplicarán el tratamiento indicado.

  • Tratamientos responsables con el medio ambiente.
  • Tratamientos aptos para mascotas y sin riesgo para niños.
4. Informe

Evaluación del nivel de consecución del objetivo marcado y entrega del informe final.

  • Seguimiento técnico de la evolución del tratamiento.
  • Certificación de fin de tratamientos

Lo primero que tenemos que tener en cuenta para un control de plagas de ratas son los tipos y diferencias que hay:

TIPOS DE RATAS

Rata marrón o de alcantarilla Rattus norvegicus

Hablamos de una de las ratas más comunes y conocidas en el mundo. Tiene sus orígenes en China y gracias a su ligada actividad con los hábitos humanos ha conseguido expandirse a todo el mundo.

Su cuerpo tiene unas dimensiones cercanas a los 30 cm, que sumado a la cola puede dar ejemplares de hasta 60 cm. El peso varía desde los 280 gr hasta los 520 gr.

Poseen una masa corporal con forma muy basta, de color pardo que tiende a gris oscuro siendo más claro en el abdomen. A diferencia de la rata negra, su hocico es más aplastado y sus orejas más cortas.

Como todas las de su especie, son animales nocturnos. No son muy buenas trepadoras pero tienen un oído y olfato excelentes.

Se alimentan principalmente de cereales, huevos, carnes y animales pequeños.

Las hembras tienen una gestación de entre 21 y 23 días, y suelen parir entre 6-14 crías. Su vida media ronda los tres años.

Rata negra o de tejado Rattus rattus

Este tipo de ratas tienen gran facilidad para adaptarse a los distintos medios por ello son tan habituales. Originaria de Asia Tropical por lo que si tienen que elegir vivirán en ambientes cálidos.

Miden entre 16 y 22 cm de cuerpo, la cola puede ser incluyo se mayor dimensión llegando hasta los 24 cm. Son más pequeñas que la rata de alcantarilla, pesando entre 150 y 250 cm.

Lo más habitual es que sean de color negro, aunque también pueden verse de color gris. Su hocico es de forma puntiaguda.

Su principal habilidad es la de trepar, prefieren vivir bajo techo por eso las podemos encontrar prácticamente en cualquier lugar de la casa.

Suele llevar consigo una pulga que puede transmitir varios tipos de enfermedades y además genera problemas sanitarios y estropea todo tipo de alimentos.

Las hembras tienen un periodo de gestación de 21 a 30 días, suelen tener entre 5 y 18 crías. Viven una media de entre dos y tres años.

¿Cómo identificar una plaga de roedores?

Sabemos que identificar una plaga de ratas en casa puede ser complicado, sobre todo porque poseen hábitos nocturnos y rara vez suelen verse durante el día. No obstante, le damos algunos consejos para detectar una plaga de roedores:

  • Ruidos de roer en las paredes o bajo el suelo. También se las puede escuchar correr por falsos techos.
  • Excrementos oscuros de 6 a 19 mm.
  • Olor parecido al amoníaco, sobre todo en espacios más cerrados, como debajo de los armarios.
  • Desperfectos en muebles de madera, cables…
  • Envoltorios de comida rotos.
  • Nidos en zonas cálidas y escondidas con materiales como periódicos y tejidos hechos trizas.
  • Madrigueras en los jardines y debajo de cobertizos.
  • Pisadas o marcas de la cola por ejemplo en zonas con abundante polvo.
¿Cómo eliminar una plaga de ratas en mi casa?

Generalmente tendemos a relajarnos cuando pensamos que tenemos todo bajo control. En lo que a la lucha de plagas se refiere, es recomendable realizar revisiones periódicas de los tratamientos que hayamos llevado a cabo en nuestras instalaciones.

Como complemento a dichas revisiones detallamos una serie de consejos preventivos que evitarán que aparezcan de nuevo plagas de ratas y conseguiremos lograr un ambiente idóneo y duradero a largo plazo.

  • Fijarnos en los pequeños detalles en nuestra casa o negocio. Observar si existen pelos, excrementos o mordeduras que no estuvieran anteriormente.
  • En caso de tener alguna evidencia de una reproducción de la plaga es importante de primeras no barrer puesto que la orina se craquela y la expandiríamos a otras zonas. Lo mejor es limpiar todo a fondo con agua y lejía.
  • Cada producto que traemos del supermercado que haya podido estar almacenado en alguna nave es susceptible de portar contaminación puesto que son lugares idóneos para que las ratas orinen y dejen excrementos. Es importante revisarlos antes de colocarlos en nuestra despensa o frigorífico.
  • Sellar correctamente puertas, ventanas, agujeros, grietas, tuberías y cualquier zona por la que puedan acceder las ratas a nuestros domicilios o negocios.
  • La basura cerrada, cerrar fuentes alimenticias reduce el riesgo de infección.
  • Los comederos de nuestras mascotas tienen que estar tapados.
  • Si utilizamos trampas hay que evitar que los niños o las mascotas entren en contacto con ellas, situándolas en lugares estratégicos para que tengan efecto.
  • Los exteriores han de estar en perfecto estado, no hay que tener malezas ni escombros.
  • Los sumideros todos con tapa y las cisternas todas cerradas.
  • En caso de tener árboles o vegetación debe estar separada de los edificios puesto que hay cierto tipo de ratas que tienen gran capacidad para escalar y pueden acceder a las instalaciones.
  • Disponer de telas metálicas en ventanas de sótanos.